El mercado es despiadado y WhatsAPP nos los recuerda

La extensión de la vida útil del servicio de mensajería en sistemas operativos antiguos supone más emendar un error táctico que una medida altruista, a continuación te explicamos por qué

En la vida nada es GRATIS y de vez en cuando alguien nos lo recuerda. Es difícil comprender en nuestras ingenuas mentes que el bocado que algunos “altruistas” nos dan, llevan oculto un interés, un objetivo, que siempre es el mismo, dinero y poder o viceversa.  Así ocurre en la política, así ocurre en los negocios.

Recientemente WhatsAPP, un servicio de Facebook, comprado por 22 mil millones de dólares, extendió hasta finales de año su permanencia en sistemas operativos que entraron en desgracia por esas lapidarias, agnósticas y pragmáticas leyes de mercado.
¿Por qué WhatsAPP extendió su permanencia en estos ecosistemas? ¿Por qué salió de los mismos?  Existe una respuesta para ambas preguntas: porque el mercado lo exige.

Queda claro que la adquisición de WhatsApp por parte de Facebook traería consigo cambios. Uno de ellos el no cobrar los 0, 99 centavos de dólar anuales para mantener operativo el servicio. Otro cambio, estaría en las mejoras: Facebook ha realizado cuantiosas actualizaciones en el servicio de mensajería que lo hacen cada vez más apetecible para los negocios, para abrir más puertas a la publicidad.

Facebook, quiere sacar provecho al principal activo que tiene WhatsAPP. ¿Cuál es ese activo? Tú.

Es el usuario, y su cotidianidad un recurso enorme para Facebook, pueden llegar a saber tanto de nosotros de nuestras formas y procesos que incluso pueden hacer proyecciones de nuestros intereses futuros, gustos y posibles decisiones.

Toda esa información, es un valor de peso para Facebook, por ello, recibe millones de dólares en ingresos publicitarios. Por ello, la publicidad móvil en su plataforma comienza a ser el principal generador de ganancias para la compañía.

La ética del negocio…

La acción de Facebook, en el caso específico de Whatsapp, no debe satanizarse. Es la vía más expedita que tiene la compañía para recuperar su enorme inversión, y claro, obtener beneficios, con los cuales puede financiar esas mejoras aceleradas en la plataforma que en manos de sus antiguos dueños no hubiesen podido generarse.

Lo que sí se critica, es la poca información que los confiados usuarios tienen de los métodos empleados, del uso del BigData o del Analytics para sacar beneficios, en momentos donde está más que demostrado que la seguridad digital es una quimera, un imposible que siempre, algún hacker chino, ruso, surcoreano o gringo, nos recuerda.

Pero volvamos al punto de la extensión de la vida útil de WhatsApp en estas plataformas móviles.  ¿Por qué hacerlo?  Hay varios elementos a tomar en cuenta, pero quizás el más importante es el peligro que corren todas las corporaciones que crean aplicaciones de olvidarse de los mercados emergentes e incluso de otras plataformas.

Pensar sólo en los ingresos de los usuarios, el poder adquisitivo y el consumo, puede ser un riesgo, pues podrían perder rápidamente número de usuarios y sobre todo, tiempo de uso del servicio.

En el caso de WhatsApp, perder una cuota de mercado de 100 a 500 millones de usuarios, podría implicar un golpe despiadado al valor comercial de Facebook en la Bolsa de Valores. Un lujo que no es necesario correr.

Es en ese momento, cuando los usuarios con equipos viejos, comienzan a coger valor para las grandes corporaciones que si bien nos traen beneficios, también se benefician de sus consumidores.

A esta variable valdría la pena agregarle otras: ¿Un usuario de iPhone usa más WhatsAPP que Telegram, o Facetime?  No podemos dejar de considerar que los clientes de Apple son los más consumistas, gastan mucho dinero en Apps y son ellos quienes generan ingresos directos, en el mundo Apple, WhatsApp no es necesariamente un líder.

¿Es WhatsApp líder en China? No, no lo es, en China, el mercado móvil más grande del mundo tiene otros líderes, WeChat lídera en este mercado, y por ello, perder cuota puede suponer un riesgo enorme para Facebook. Además, es clave recordar las restricciones de este mercado para las empresas del Silicon Valley, donde buena parte de los servicios están bloqueados y por lo tanto no son tan populares entre los consumidores locales.

Otro mercado a considerar es el japonés, que con LINE, tiene su propio ecosistema claro y bien definido. Line, sigue siendo la única plataforma de mensajería instantánea que genera beneficios directos por el consumo de sus usuarios.

En pocas palabras, Facebook entiende que salir de estos ecosistemas tan rápidamente, no sólo habilita a sus competidores a ingresar en ellos, si no, que le cierre puertas sin garantía de que esos consumidores del mercado PREMIUM (Estados Unidos, Japón, China) adquieran el servicio.

Irse luego de casi dos años de anunciada la retirada, supuso para WhatsApp un error táctico, pues los consumidores con menos ingresos no han cambiado tan rápidamente sus equipos.

El rol del operador del servicio es clave en este juego. Para las empresas que hacen la inversión en infraestructura, pagan millones en subastas de espectro y en nuevas tecnologías,  debe haber un beneficio mayor. ¿Por qué invertir para que WhatsAPP se beneficie sólo de los datos? Algún beneficio mayor debe generarse y por ello, subsidiar la adquisición de nuevos equipos supone una negociación con estas plataformas. Una negociación donde está en juego el ARPU del operador, no el cliente.

En pocas palabras, si un operador del Tercer Mundo va a financiar la adquisición de un Smartphone más moderno, debe haber negociaciones con fabricantes y con empresas de internet para repartir mejor la torta. De no haber dicha negociación, esa base de usuarios con plataformas antiguas, continuarán con ellas más tiempo del esperado.

El consumidor No importa

Queda claro que la prórroga que anunció WhatsAPP a sus servicios en plataformas antiguas está muy lejos de ser una decisión altruista.  La prolongación del servicio responde a intereses de mercado y posicionamiento de marca.

Es lamentable que los consumidores, sobre todo aquellos con menos recursos, no puedan tener opciones para levantar su voz. Si WhatsAPP resulta para ellos una forma económica y directa de tener acceso a comunicación y productividad, pues deberían tener derecho de decidir sobre el uso o no del servicio. ¿Pago extra? Sí, pero con garantías de que la data generada no sea compartida en esta toma de decisiones, el rol del operador es también crucial, pues podría facilitar el pago y generarse un beneficio por ello.

Esta opción de pago por uso, podría ser extendida a todos los usuarios, pues como lo dije al principio. Nada en la vida es gratis.

Los nuevos plazos de WhatsAPP

Nokia Symbian S60 después del 30 de junio de 2017

BlackBerry OS y BlackBerry 10 después del 31 de diciembre de 2017

Windows Phone 8.0 y versiones anteriores después del 31 de diciembre de 2017

Nokia S40 después del 31 de diciembre de 2018

Android versiones 2.3.7 (GingerBread) y anteriores después del 1 de febrero de 2020

¿Qué opinas? Participa en nuestra encuesta Tuitera