Los gadgets más absurdos y extravagantes del CES 2018

Más allá de los dispositivos que posiblemente tengan un recorrido comercial y cubran una necesidad, entre los más de 4.000 expositores que se ven en la feria CES de Las Vegas se pueden encontrar otros productos curiosos y extravagantes

An illuminated CES sign is seen inside of the Las Vegas Convention Center ahead of the opening of the 2018 Consumer Electronics Show in Las Vegas on January 6, 2018. The 2018 CES runs from January 9-12. / AFP PHOTO / MANDEL NGAN (Photo credit should read MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)

Para Bane o Darth Vader

El auge de los teléfonos móviles ha dado paso a una sociedad en ocasiones con conductas incívicas: ¿quién no ha tenido que sufrir durante un viaje en un servicio público los gritos y conversaciones ajenas del pasajero de al lado? Lo que se resolvería fácilmente de una forma más discreta como evitarlo o aprovechar los espacios entre vagones muchas personas no empatizan con los demás a la hora de hablar por teléfono.

La feria de tecnología CES de Las Vegas (EE.UU.) es una cita ineludible para conocer las tendencias que marcará la industria en los próximos años. Pero más allá del glamour y lo «cool» que se localizan entre los más de 4.000 expositores que hay este año, también se pueden encontrar numerosos productos tecnológico de dudosa proyección comercial. Algunos, con perdón, rozan lo absurdo y extravagante.

Uno de ellos es la máscara de voz para «smartphones» Billed. Se trata de un dispositivo que se coloca alrededor de la cabeza y permite al usuario hablar por teléfono sin molestar a la gente que está alrededor. Como curiosidad, cuenta con un sistema que moldea la el tono de voz.

Cepillo dientes conectado

No es una idea realmente novedosa, puesto que ya lleva varios años en el mercado. En los últimos años si un dispositivo electrónico no venía con la etiqueta de «conectado» o «inteligente» causaba casi rechazo. No atraía. Porque todo tenía que conectarse a internet o disponer de conexión inalámbrica para que fuera moderno.

En los últimos años, el necesario cepillo de dientes que forma parte de la higiene de las personas ha cobrado nuevas formas gracias a la electrónica y la tecnología. Muchas firmas han querido incluso revolucionarlo con la incorporación de sensores y sistemas Bluetooth. Así que que una firma tan prometedora como Xiaomi, que ha puesto su granito de arena en la democratización de los «smartphones», decida entrar en este negocio es para valorar. Pero también para cuestionar si de verdad tiene interés este tipo de dispositivos.

Fiel a su visión comercial, este cepillo de dientes cuesta solo 19 euros. Se conecta a un dispositivo matriz, generalmente un móvil, a través de Bluetooth. Así, Soocas X3 Electric ToothBrush Lite, una versión rediseñada respecto a la del pasado año, permite conocer entre otras cosas la batería que queda desde una aplicación específica.

Uñas inteligentes que protegen del sol

La salud también es otro aspecto que han querido abrazar los fabricantes de nuevas tecnologías en los últimos años. Pero, es de recibo que con la salud no se juega. La mayoría de productos enfocados a los cuidados de salud requieren de certificados médicos pertinentes que garantizan su eficiencia. La mayoría de marcas que han coqueteado con la salud mediante sus dispositivos «wearables» no los venden como dispositivos médicos, aunque si bien es cierto que tienen amplias posibilidades. Al menos, a la hora de monitorizar algunos aspectos de nuestro cuerpo.

Así que la conocida multinacional de cosmética L’Oréal, a través de su marca de cuidado dermatológico de la piel, La Roche-Posay, ha lanzado UV Sense, el primer sensor que funciona sin batería para medir la exposición individual a los rayos ultravioleta. El dispositivo puede almacenar hasta tres meses de datos y mostrar tendencias de exposición a lo largo del tiempo con actualizaciones instantáneas.

Este pequeño «wearable» cabe, gracias a dos milímetros de grosor y nueve milímetros de diámetro, en la uña del pulgar. La información se almacena en una aplicación móvil, disponible tanto en iOS como en Android, que traduce y transfiere los datos desde el sensor utilizando tecnología inalámbrica NFC (Near Field Communication). La «app» ofrece información como las horas a evitar cuidado con su exposición a los rayos UV, que en casos prolongados puede provocar problemas de piel.