Las claves del iPhone X: ¿vale la pena o debo esperar?

Apple pone a la venta este viernes su nuevo terminal con una gran demanda y el regreso de las colas a las tiendas

Tras varias generaciones las interminables colas de gente para adquirir el nuevo teléfono de Apple han regresado. Y lo han hecho por todo lo alto. En Tokio, Pekín o Madrid se han agolpado los compradores para hacerse con un iPhone X, el nuevo dispositivo de la firma norteamericana con el que se pretende dar un salto y, a su vez, celebrar los diez años del producto original.

Pese a la expectación generada en torno a este lanzamiento, existen algunas dudas al respecto. El gigante de la tecnología se juega mucho en este dispositivo después de marcar un nuevo récord de ventas el último trimestre. A una carta. Asaltan, sin embargo, algunas cuestiones y dudas. ¿Vale la pena comprarlo? Es más, ¿vale la pena comprarlo ahora? ¿Sería conveniente esperar un tiempo?

Este terminal viene precedido de un deseo comercial de muchos aficionados a la marca de la manzana. Sus pilares básicos se pueden reducir a tres: una pantalla tipo OLED, la llegada de un sistema de reconocimiento facial llamado Face ID y un precio muy elevado. Pero vayamos por partes para descubrir las claves del iPhone X.

OLED, una tecnología que despierta dudas

En los últimos años la tecnología de imagen OLED, de la que firmas como Samsung o LG han hecho gala en los televisores y se ha llevado a algunos modelos de teléfonos móviles inteligentes ha despertado tanta admiración como recelo. Este tipo de paneles orgánicos y que no dependen de la luz trasera consigue un resultado asombroso en algunos aspectos. Por lo pronto, negros más profundos y colores más intensos.

Valorado por unos, criticados por otros, la fabricación de estas pantallas que incorporan terminales recientes como el Samsung Galaxy S8, el Google Pixel XL o el LG V30 tiene varias limitaciones. Requiere de un proceso de calidad muy exigente y pueden provocar algunos problemas como el temible «burn in» o zonas «quemadas», así como diferencias dependiendo del ángulo. Aún así, una de las claves diferenciales del iPhone X es, precisamente, haber apostado por incluir un panel OLED de gran calidad. La pantalla del nuevo móvil, que en Apple han denominado Super Retina, cuenta con una resolución de 2.436 x 1.125 y 458 píxeles por pulgada.