Las aplicaciones son tan importantes como respirar, comer o beber

El estudio de A10 Networks revela que aunque las aplicaciones están plenamente integradas en la vida de los trabajadores, la seguridad no es siempre la principal prioridad. Asimismo, crece la aceptación ante la inevitabilidad de ser hackeado.

Según los resultados del Informe de Inteligencia de Aplicación (AIR) de A10 Networks una compañía de Servicios de Aplicaciones Seguras, las aplicaciones personales y corporativas están tan integradas en la vida cotidiana que muchos trabajadores consideran imposible y físicamente incómodo vivir sin ellas, comparándolas en importancia a necesidades básicas como comer, respirar o socializar.

AIR ofrece un enfoque único y sencillo para examinar el lado humano y cultural de las tendencias tecnológicas, específicamente la interacción con las aplicaciones y las crecientes implicaciones que representa la seguridad para las personas, empresas y organizaciones de TI.

Así, y sobre la base de una investigación realizada a más de 2.000 profesionales de negocios y de TI de empresas de todo el mundo pertenecientes a distintas industrias, AIR aborda el aumento del uso y la importancia de las aplicaciones en nuestras “vidas semi-presenciales (blended lives)”, en las que las líneas entre cómo los trabajadores gestionan el trabajo y los negocios personales se difuminan a través del uso de aplicaciones en el hogar, la oficina o cualquier otro lugar.

Esta investigación se realizó en 10 países, representando a algunas de las economías más grandes del mundo y las poblaciones de más rápido crecimiento en cuanto a adoptantes de tecnología: Brasil, China, Francia, Alemania, India, Japón, Singapur, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos. Los principales resultados incluyen:

APPs, el Oxígeno Digital que Sostiene la Vida Diaria

  • Las APPs como una Necesidad Humana Básica: La mitad (50%) de los encuestados a nivel mundial piensan que las aplicaciones son tan -o casi tan- importantes como respirar, comer o beber.
  • Evolución de Nuestro ADN “Digital”: Más de cuatro de cada cinco participantes consideran las aplicaciones como parte integral de su vida personal, con más de ocho de cada diez (86%) citando textualmente: “No puedo vivir sin aplicaciones” o “Sería una lucha” vivir sin ellas. Los resultados plantean preguntas sobre cómo las aplicaciones han evolucionado hasta el punto de que “ahora son parte de nuestro ADN”.
  • Escribir vs. Hablar: Frente a varias alternativas para un período de 24h, los encuestados prefieren pasar su tiempo usando aplicaciones (10%) antes que usar su voz (6%).
  • Dame Aplicaciones o Dame Oscuridad: El estudio también indica que el acceso a las aplicaciones desde un smartphone es tan importante como disfrutar de la luz solar o la exposición al aire libre durante un período de 24h, frente a opciones como, tiempo en familia o con amigos, y comer o beber agua.
  • En Caso de Emergencia: Ante la posibilidad de elegir un único artículo, un 45% o más de los encuestados elegiría su smartphone antes que una caja fuerte con documentos importantes (36%), álbumes personales de fotos (12%), o un ordenador (7%).

El eslabón más débil de la cadena

  • EL Eslabón Más Débil: ¿Teléfonos Móviles o Dispositivos IoT? Los ordenadores portátiles son percibidos como más vulnerables que los teléfonos móviles, cuando se comparan dentro de una lista que también incluye dispositivos de IoT (cámaras de vigilancia, televisores inteligentes y coches habilitados para Internet). Todos ellos son, sin saberlo, vulnerables para muchos de los encuestados.
  • Verdad al Desnudo: Ante una incómoda prueba de elección: exposición física frente a online, la mayor parte de los encuestados preferiría perder sus pantalones en público antes que su teléfono móvil.
  • ¿Dejar la puerta de la Casa Abierta o el Teléfono Desbloqueado? Un 52% escogería dejar su casa abierta durante un día entero antes que abandonar su teléfono desbloqueado en un banco del parque durante una hora.

Actitudes frente a la Seguridad y al Uso de APPs:

  • Seguridad, una Consideración, pero solo al Principio: Aunque más de cuatro de cada cinco (83%) están de acuerdo o muy de acuerdo en pensar en los riesgos de seguridad la primera vez que descargan una aplicación, posteriormente éste deja de ser un motivo de preocupación; sólo uno de cada cuatro (24%) la considera el atributo más importante, frente al rendimiento (32%) o la facilidad de uso (24%) de una App.
  • Desarrolladores de APPs y Seguridad : Más de dos de cada cinco (43%) no creen que la seguridad sea la principal prioridad para los desarrolladores de aplicaciones de terceros. Cuando se trata de su propia empresa, sólo la mitad (53%) asume que los desarrolladores tienen las habilidades necesarias para crear aplicaciones empresariales seguras para ellos.
  • Asumir Riesgos: A pesar de que sentir que la seguridad no es la principal preocupación para los desarrolladores, las personas siguen descargando aplicaciones y aprovechando sus posibilidades. Casi la mitad (47%) esperan estar protegidos de ataques cibernéticos, ya sea por su empresa o por desarrolladores de aplicaciones de terceros.
  • Apatía sobre las APP: El estudio evidencia una creciente aceptación sobre la inevitabilidad de ser hackeado; uno de cada tres (29%) piensa que los ataques cibernéticos “son un hecho de la vida”, y uno de cada cinco (21%) “solo intenta no pensarlo”.
  • Seguridad y Aplicaciones Empresariales: Casi uno de cada tres encuestados (32%) se preocupa por la seguridad cuando usa aplicaciones personales, frente a menos de uno de cada cinco (17%) que piensa en ella cuando utiliza aplicaciones empresariales.

Actitud frente a la Ciberseguridad y Amenazas:

  • Robo de Identidad: el nuevo Rito de Iniciación: Más de uno de cada 10 encuestados (13%) confirma haber sido víctima de un robo de identidad. Asimismo, y, por un amplio margen, cuanto más joven es, más probable es que la persona sea víctima de un robo de identidad. Así, casi uno de cada cinco (19%) pertenecientes a la generación de los 20 informó que su identidad fue robada, mientras que sólo el 2% de los mayores de 50 citaron lo mismo. Este hallazgo plantea preguntas acerca de cuántas personas no saben que han sido víctimas.
  • Pirateando: Uno de cada cinco (20%) participantes ha sufrido la acción de un hacker sobre su dispositivo móvil o computadora. Casi uno de cada tres menores de 30 años (31%) ha sido hackeado, mientras que entre los de 50 años, sólo uno de cada diez (11%) ha sido víctima.
  • El Robo Digital es la nueva Realidad: Casi tres de cada cinco (59%) piensan que es más probable que su dispositivo móvil sea hackeado y la información personal robada que sufrir una avería en el coche o un robo en casa.
  • Actitud Digital Imprudente: Los más jóvenes también son más descuidados con sus dispositivos; uno de cada tres (34%) menores de 30 años ha perdido su dispositivo móvil u ordenador y a uno de cada cuatro (24%) les ha sido sustraído al menos una vez.
  • Contraseñas: Uno de cada diez (11%) afirma no cambiar nunca las contraseñas de sus aplicaciones móviles, mientras que tres de cada diez (29%) usan la misma para la mayoría de sus aplicaciones. Menos de uno de cada cinco (17%) utiliza una diferente para cada APP.

Proteger la información personal

“Entender la dependencia de las aplicaciones en nuestras vidas plantea preguntas sobre la diligencia que aplicamos a la protección de nuestra información personal. Esto es importante cuando se considera el uso de aplicaciones personales y de trabajo con dispositivos corporativos y utilizados en redes corporativas en el lugar de trabajo”, afirma Neil Wu Becker, VP de Marketing, A10 Networks.

“El conocimiento de AIR sobre las tendencias de comportamiento con las aplicaciones y el impacto en el riesgo personal y empresarial es un tema que no se ha abordado lo suficiente. Como proveedor de seguridad, vemos la necesidad de aumentar el volumen de factores sobre el comportamiento humano con inversiones en tecnología. Después de todo, la mayor tecnología de seguridad puede verse perjudicada por un comportamiento negligente, y queremos ayudar a nuestros clientes a proteger sus inversiones en soluciones, negocios y empleados”.