La importancia de hacer partícipes del cambio a los empleados

La participación de los empleados será necesaria para la integración de las nuevas tecnologías en la oficina y para garantizar la cohesión de unos equipos que, cada vez más, trabajan a distancia

En el nuevo entorno laboral, es fácil comprender por qué tememos la introducción de elementos que pueden parecernos hostiles. Las noticias nos martillean con titulares hiperbólicos que censuran la revolución de la robótica: el tópico de que “los robots van a dejarnos sin trabajo” nos advierte una y otra vez de la transformación que se avecina.

En este clima de miedo ante el cambio provocado por la irrupción de los robots, Epson muestra un gran interés por comprender qué ideas despierta la inminente revolución tecnológica. Por ello, optamos por reunir las opiniones de más de 7000 líderes empresariales y trabajadores europeos. Así pues, ¿están los robots a punto de rebelarse o tienen los sectores industriales una visión más optimista de lo que les depara el futuro?

La verdad sobre los robots

Es un hecho incontestable que los robots desempeñarán un papel fundamental en la transformación de la oficina del futuro. Se estima que ya hay aproximadamente 1,4 millones de robots industriales en funcionamiento en todo el mundo, y se prevé que esta cifra llegará a los 4 millones en la siguiente década.

En un primer momento, el trabajo del robot tendrá unas aplicaciones limitadas y se centrará en la realización de tareas repetitivas y en el reemplazo de mano de obra en ciertas áreas del sector industrial. A medida que la inteligencia artificial evolucione, el alcance de estas tareas también aumentará. En cualquier caso, es importante subrayar que siempre habrá margen para la creatividad humana; una opinión sustentada por el 65% de los empleados, quienes consideran que este gran cambio permitirá que las personas puedan centrarse en los aspectos creativos.

Adaptarse al cambio

Que la gestión del cambio puede resultar difícil es algo que no debe sorprendernos: solo hay que remitirse a la historia de la humanidad. La adaptación a la industria del futuro puede suponer un reto para los trabajadores; incluso algunos de ellos pueden mostrarse reacios a las actividades de transformación. Como bien saben muchas empresas, esta resistencia al cambio no es un elemento de transformación exclusivo de la tecnología.

La realidad es que el alcance de la oportunidad tecnológica es mucho mayor que en cualquier otro momento de la historia. Aun así, la resistencia al cambio tecnológico sigue existiendo. Un pequeño —pero significativo— 6% de los empleados afirma que “bloquearía intencionadamente la introducción de la tecnología” si su puesto se viera amenazado, una cifra que aumenta al 17% en el caso de los altos directivos.

La participación en un entorno laboral diverso

Quizá el mayor reto en la oficina del futuro no sea el auge de la introducción de robots en puestos de trabajo, sino la reacción de los empleados humanos. El 68% de los encuestados cree que su nivel de compromiso con la empresa disminuirá como consecuencia de la mayor relevancia del trabajo a distancia, un aspecto que estudiaremos con detalle más adelante.

En este entorno laboral tan cambiante, salvaguardar la comunicación interna será un factor decisivo. Es un modo de que los empleados que trabajan a distancia sigan en contacto y, además, permite informar a los trabajadores de los cambios que se suceden, tales como la industrialización robótica. Si bien la necesidad de mejorar la comunicación supone un reto cada vez mayor en la oficina del futuro, la tecnología hace que sea más fácil que nunca superarlo.