El iPhoneX eleva la categoría ALTA el iPhone8 a competir con los asiáticos

El nuevo iPhoneX supone una innovación no disruptiva pero sí consecuente con la evolución de Apple y el mercado. Su hermanos el iPhone8 y el iPhone8Plus están aptos para competir en China

La compañía tecnológica Apple presentó  el iPhone X, el nuevo modelo de su famoso teléfono inteligente que, para ampliar el espacio disponible de su pantalla táctil, reduce al mínimo los marcos y suprime al tradicional botón de inicio.

Así lo desveló el consejero delegado de Apple, Tim Cook, en el evento que sirve además para inaugurar de manera oficial la nueva sede de la compañía, Apple Park, en la ciudad californiana de Cupertino.

iPhone X es el nombre del móvil con el que Apple celebra los diez años del lanzamiento del iPhone, un dispositivo clave en la revolución social y tecnológica de los teléfonos inteligentes.

En este sentido, Tim Cook aseguró que el primer modelo de iPhone supuso una revolución en la tecnología móvil y auguró que iPhone X marcará el camino en este campo para “la próxima década”.

La pantalla del iPhone X abarca prácticamente toda la superficie frontal del móvil, ya que renuncia al tradicional botón de inicio, una de las claves del manejo habitual de la interfaz del iPhone, y elimina los marcos que encuadraban y disminuían la superficie táctil.

 

Esa tecnología de reconocimiento facial también se aprovechará para los animoji, una versión personalizada de los emoji que se crearán a partir de los gestos de las personas registrados por la cámara del móvil.

El iPhone X también incorporará mejoras en sus prestaciones fotográficas y en sus baterías, que durarán dos horas más que las del iPhone 7.

Por otro lado, el iPhone X será compatible con un sistema para cargar sus baterías sin requerir de cargadores con cables.

Tres modelos para ampliar oferta

Apple empezó por las versiones «convencionales», las que actualizan las prestaciones y las características de los actuales iPhone 7 e iPhone 7 Plus. Sus nombres, iPhone 8 e iPhone Plus, con lo que la firma se salta la clásica nomenclatura intermedia

Ambos terminales incorporan el nuevo procesador A11 Bionic, con seis núcleos y un 30% más rápido del que incorporan los actuales iPhone 7. Una potencia ideal para el 3D. En la trasera, dos cámaras de 12 megapíxeles, con un novedoso sistema de reducción de ruido por hardware. Los teléfonos incorporan la nueva pantalla Retina HD con True Tone, que adapta la temperatura de color según la luz ambiente.

La cámara frontal incorpora ahora toda una serie de filtros, incluido uno en blanco y negro, que mejoran las autofotos y la calidad de las videoconferencias. También el modo retrato ha sido actualizado, y ahora es posible hacer más cosas con él, como cambiar la iluminación o, incluso, extraer el objeto o persona que estamos retratando.

Según Apple, los terminales también incluyen el mejor sistema de captura de video jamás instalado en un teléfono. Al grabar un vídeo, el teléfono divide la pantalla en 2 millones de pequeñas celdas, que se analizan de forma individual con objeto de tener la máxima calidad. En el modo de cámara lenta, los nuevos iPhones graban a 1080 p y a una velocidad de 240 frames por segundo.

Las cámaras, además, están preparadas para los contenidos de realidad aumentada, lo que resultará especialmente útil en muchos juegos de nueva generación o, otro ejemplo, para mirar al cielo y ver superpuestas todas las constelaciones. El futuro, afirma Apple, es wireless. Por eso Apple lanza, por fin, un cargador inalámbrico para los nuevos iPhone. que costarán 799 dólares.

La gran novedad, el iPhone X

Cuando Cook dijo la frase mágica «one more thing», el auditorio estalló en aplausos, porque sabía que era la hora de la auténtica estrella de la velada. Y ya no se trataba de una evolución de los modelos anteriores, sino de un iPhone totalmente nuevo y revolucionario.

Se llama iPhone X, y es lo que todos estaban esperando. Estamos, como ya se había rumoreado, ante un terminal que es todo pantalla, sin bordes, sin botones frontales y con una doble cámara trasera que a diferencia de los Iphone 8, están dispuestas en vertical. Sus dimensiones, a pesar de la gran pantalla, son inferiores a las del modelo anterior: 143 x 70 x 8 mm. Por supuesto, es resistente al agua y cuenta con la certificación IP68. La pantalla es Super Retina Display, una pantalla OLED de 5,8 pulgadas con HDR (Dolby Vision y HDR10) y una resolución de 2436×1125 píxeles y una densidad 458 ppp.

Una de las novedades es la desaparición del botón Home y del sistema de reconocimiento de huellas. Un paso, como mínimo, arriesgado. Para encenderlo, basta con tocar la pantalla, y para usarlo es suficiente con deslizar el dedo hacia arriba. Una vez encendido, el teléfono ya no necesita reconocer a su dueño por medio de huellas dactilares.

Lo hace por reconocimiento facial, gracias a la nueva función Face ID, que puede reconocernos incluso de noche o en ambientes con muy poca luz. Para reconocernos, el teléfono crea un modelo matemático de nuestra cara, que luego compara con el rostro que tiene enfrente. El sistema se basa en el uso de redes neuronales y algoritmos de «machine learning».

Según Apple, el teléfono «aprende quién eres» y no importa si nos cambiamos el peinado, o si nos dejamos barba, o si nos ponemos de lado, nos tapamos medio rostro o nos quitamos las gafas. Eso sí, para que nos reconozca, tenemos que tener los ojos abiertos. La firma asegura que el sistema es mucho más seguro que el anterior Touch ID. Un solo desbloqueo erróneo de cada millón, frente al 1 de cada 50.000 del sistema anterior. Face ID se puede usar también con Apple Pay, el sistema de pago de Apple.

El procesador, como en los iPhone 8, es el nuevo A11 Bionic de seis núcleos, que es el respondable de toda esta «inteligencia» y que integra la tecnología «Neural Engine». El modo de uso, por lo tanto, ha cambiado. Ahora, para cerrar una app, habrá que arrastrarla a la parte superior de la pantalla.

Para la multitarea, habrá que deslizar el dedo hacia arriba y esperar un par de segundos para ver todas las apps que estén en ejecución. Para visualizar el centro de control, ahora habrá que deslizar el dedo hacia abajo, y para recorrer las diferentes apps que tengamos abiertas, bastará con deslizarlo a la izquierda o al a derecha.

Las dos cámaras tienen 12 megapíxeles y ambas cuentan con estabilización óptica, y Apple les ha añadido toda una serie de nuevas funciones, que comparte con los dos modelos de iPhone 8. La batería dura dos horas más que la del iPhone 7 y el teléfono incorpora, también, sistema de carga inalámbrica. Habrá versiones con 64 y 256 GB de almacenamiento. El nuevo iPhone X estará disponible el 3 de noviembre y su precio de salida será de 999 dólares.

Fuentes: EFE / ABC.es