El iPhone, diez años rompiendo esquemas y la fiesta apenas comienza

Más de mil millones de equipos vendidos, una tienda de aplicaciones que es el deseo de todos desarrolladores y un ecosistema poderoso, hace prometedor el futuro del equipo y de Apple

Luego de su lanzamiento el 29 de junio de 2007, el iPhone generó una revolución en la industria móvil que continúa. El cambio que aceleró fue de tal nivel que aún ahora se ven las consecuencias de tal atrevimiento de Steve Jobs, quien movió la base de una poderosa industria móvil.

Sólo Google y su Android dieron contrapeso a la nueva filosofía. Nokia, Palm, BlackBerry, Motorola y otros gigantes de la época previa al iPhone sucumbieron. De nada valieron sus lanzamientos, que intentaban emular a Apple.

Esfuerzos vanos, pues el mayor secreto del iPhone, no fue su pantalla totalmente táctil de 4 pulgadas. Apple fraguó su Smartphone con diez años de antelación. La tienda de musical iTunes y el iPod dejaron claro que el mercado quería un cambio radical.

Comprar contenidos y tenerlos en la palma de la mano, con un solo toque del teléfono. Ni Nokia, con su OVI, y la acelerada búsqueda de contenidos y de desarrolladores pudieron contrarrestar el “Gancho al hígado” que significó este Smartphone.

Solo Google dio contrapeso, pero este se dio dos años después, con el lanzamiento de ANDROID y su alianza con HTC. La competencia, que inició el iPhone dejó claro el impacto del software y sus Apps, que ahora son el combustible que mueve la industria.

Solo hay una gran diferencia: mientras Apple sólo lanza iPhones, Google optó por ofrecer su Android a todo aquel fabricante que lo quisiera.  Con todo el alto nivel de penetración que tiene el ecosistema del androide, todavía es una plataforma nada lucrativa para el ecosistema.

Apple triplica a Google en ganancias por compras de Apps en su tienda de aplicaciones, y domina a Samsung en las ventas de Smartphone tope de línea en Estados Unidos y otros mercados principales, a excepción de China.

A todas estas, el iPhone se prepara para su nueva versión. La versión décimo aniversario, que por lo descrito en la ya recurrente rumorología, podría iniciar otra revolución y podría volver a mover las bases de una industria, que ahora está más preparada. ¿Cierto?