El hombre que vendió las proezas de PlayStation

Después de cinco años al frente de Sony Interactive Entertainment y veinte años en la empresa, Andrew House deja el cargo de presidente en favor de John Kodera en una «suave transición

Ha sido, por méritos propios, un grande del sector del ocio electrónico. Porque si PlayStation es lo que es hoy en día se debe, en parte, al granito de arena entregado por Andrew House en todo este tiempo, en donde ha estado presente en cada nueva consola. El hasta ahora presidente de la división Sony Interactive Entertainment abandona el cargo que ha ostentado desde 2011. Su sustituto será John Kodera, quien pondrá en marcha una suave transición.

Nacido en enero de 1965 y con formación en la escuela pública de Weston-super-Mare, el empresario galés empezó a trabajar para la compañía en 1990. Entonces, había trabajado en el departamento de comunicaciones. Y Tokio era el privilegiado sitio donde se estaba cociendo el gran caldo del ocio electrónico. Cinco años después se trasladó al servicio de marketing de SCEI. Su misión principal era «vender» las bonanzas de un nuevo sistema de juegos. PlayStation se llamó, una de las marcas de videojuegos más potentes del mundo, cuya consola más reciente, PlayStation 4, ha colocado más de sesenta millones de unidades.

Entre algunos de sus intervenciones más recordadas se encuentra una, la de 2013, cuando dirigió la conferencia en la que se reveló, después de meses de rumores, la PlayStation 4, la cuarta videoconsola de Sony y uno de los equipos que forman parte de la octava generación. La primera consola, lanzada en 1994, fue la respuesta al rotundo éxito que cosechaba entonces Nintendo. Precisamente, una alianza rota entre ambas compañías propició el desarrollo del dispositivo de Sony. Y con 150 millones de ventas, PlayStation 2 fue la consola más grande de todos los tiempos.

Pero la industria es muy diferente a cuando hace poco más de veinte años apareció esta consola. Ahora, la fuerza de los servicios online, el impulso de los llamados «eSports» o deportes electrónicos o la popularización de los juegos móviles. Precisamente, House, un hombre pragmático, fue quien tocó a la puerta del diseñador y desarrollador de juegos Mark Cerny para convertirse en el arquitecto de la PlayStation 4.