Facebook tendrá un ejército de 20.000 revisores en 2018

La compañía de Mark Zuckerberg admite fallos en la verificación de los post y duplica el número de trabajadores que velarán por los contenidos de la conocida red social

Facebook mejorará su sistema de revisión de publicaciones que promueven el odio o la intolerancia, después de que varios usuarios alertasen al portal ProPublica de que la red social había ignorado varias solicitudes de retirada de la plataforma de contenidos que criticaban o incitaban a la violencia contra personas de determinadas razas o creencias.

El citado medio envió a Facebook una muestra de 49 publicaciones intolerantes que eran parte de un conjunto de más de 900 ‘posts’ remitidos por sus lectores. Todos ellos incumplían, supuestamente, las normas de uso de la red social, pero sus revisores habían declinado retirarlos de la plataforma a pesar de las peticiones de varios usuarios.

De estas 49 publicaciones, Facebook reconoció errores de criterio en 22, mientras defendió la postura de los analistas en otras 19. En las restantes, la compañía justificó su decisión en base a una incorrecta notificación por parte de los usuarios denunciantes (seis) o a la ausencia de información suficiente para tomar una decisión (dos).

Disculpas desde Facebook

No obstante, el vicepresidente de la red social, Justin Osofsky, ha pedido disculpas por los «errores» cometidos en el proceso de revisión de pertinencia de los contenidos a través de un comunicado recogido por ProPublica, al tiempo que ha reconocido que la compañía debe «hacerlo mejor», para lo que prevé incrementar a 20.000 el número de trabajadores de su equipo de seguridad en 2018, duplicando su actual plantilla.

Las directrices de Facebook precisan que el contenido que muestra sesgo contra un determinado grupo, pero carece de un lenguaje explícitamente hostil o denigrante, permanece como público, incluso cuando emplea el sarcasmo o las burlas. Según el citado portal, la red social distingue entre siete tipos de ataque considerados como discurso de odio: llamada a la exclusión, incitación a la violencia, promoción de la segregación, generalización denigrante, desprecio, maldición y calumnia.

Los contenidos enviados por ProPublica a Facebook mostraban imágenes explícitas de cadáveres y mensajes islamófobos, racistas y machistas. El portal también ha criticado la censura de Facebook a imágenes que mostraban la esvástica nazi, pero iban acompañadas de mensajes en contra de esta ideología.