Facebook aclara que su sistema contra la publicación de desnudos no consentidos no almacena ni publica las imágenes

La red social Facebook ha ofrecido más detalles sobre el funcionamiento del sistema que está probando en Australia para combatir la publicación a través de su plataforma de fotografías con desnudos sin el consentimiento de las personas retratadas. La compañía ha aclarado que el sistema trabaja con una versión codificada de las imágenes, que en ningún momento son publicadas ni almacenadas en sus servidores.

La prueba, que está siendo desarrollada en colaboración con el Comisionado de Seguridad en Línea del Gobierno australiano, ha generado controversia por su funcionamiento, ya que aquellos usuarios que teman que sus fotos íntimas puedan acabar publicadas en Facebook, Messenger o Instagram deberán autoenviarse por chat las imágenes en concreto. Un sistema crea una huella digital del contenido en forma de enlace, que se usa para controlar si alguien está tratando de publicar el mismo contenido, según fue avanzado este miércoles.

Así, la responsable global de Seguridad de Facebook, Antigone Davis, ha divulgado un comunicado a través de la página web de la compañía donde ha aclarado que con este “pequeño piloto” buscan probar “una opción de emergencia” que puede ayudar a prevenir un escenario “mucho peor” cuando una imagen es compartida en la red social. Este sistema complementa un servicio ya existente a través del que los usuarios pueden informar de la publicación de imágenes sin su conocimiento. Además, Davis ha destacado que este programa “es completamente voluntario“.

Facebook aclara que su sistema contra la publicación de desnudos no consentidos no almacena ni publica las imágenes Facebook aclara que su sistema contra la publicación de desnudos no consentidos no almacena ni publica las imágenes Por su parte, el director de Seguridad de Facebook, Alex Stamos, ha publicado un hilo de ‘tuits’ donde reconoce que la compañía es consciente de que autoenviarse sus imágenes “colleva riesgos”, pero ha garantizado que se han dado los pasos adecuados para proteger estos contenidos a través de ‘hashes’ “no reversibles”.