Como evitar caer en SPAM en tus campañas de correo electrónico

Business tablet computer with email marketing. Vector concept for online advertising

La imagen positiva o negativa que se refleja en la mente de las personas tras ser impactados por tus campañas de marketing, indica el éxito o el fracaso de las mismas.

En otras palabras, esa campaña puede significar la fidelización de un cliente, o bien, la pérdida definitiva del mismo.

A la hora de valorar, por ejemplo, el lanzamiento de una campaña de email marketing, también existen múltiples factores para evaluar el éxito o fracaso que se consiga con la misma.

Entre esos factores, el porcentaje de aperturas, la tasa de rebote, el número de clics en los enlaces que tenga ese email o el volumen de usuarios que marcaron el correo como no deseado (Spam), son claves para medir la calidad de la campaña.

Correo no deseado (Spam)

Este último factor, también conocido como el problema del Spam en email marketing, aunque nunca podrá ser extinguido al 100%, sí que puede ser controlado por ti en una gran mayoría de casos.

Las diferentes herramientas de envío de emails disponibles en Internet, te ofrecen diferentes soluciones, como la funcionalidad de envío Smartdelivery.

El Spam, aunque no lo parezca, da una muy mala imagen a la marca que envía ese email y acarrea muy graves consecuencias en cuanto a sus resultados.

¡Esto no es todo!

El Spam también tiene consecuencias muy negativas tanto para la dirección de email como para el “dominio” de la cuenta de correo que hace esos envíos.

Una reputación que se daña en email marketing, luego lo tiene realmente complicado para poder volver a mejorar ese prestigio (todo sumado a que la percepción del usuario sobre el negocio cambia casi radicalmente.

¿Cómo evitar ser marcado como SPAM por los ISPS?

Con todo, uno de nuestros objetivos al enviar un correo electrónico que forme parte de nuestra campaña de email marketing, es evitar que los ISPs marquen como spam aquella información que queremos hacer llegar a nuestros clientes.

Para evitar caer en esta trampa, sigue paso a paso el procedimiento que te explico a continuación.

Personalizar tu dominio

No ocurre con todas las plataformas, pero sí con una gran mayoría, en las que deberás cumplir algunos requisitos para pasar la primera criba de los servidores.

Para empezar, deberás personalizar el dominio por el que realizas tus campañas de email marketing.

“Así, conseguirás evitar que tu IP sea compartida con otros clientes que utilicen la misma plataforma que tú y lo hagan de forma intrusiva.”

Una vez tengas seleccionado tu dominio, a través de la opción “Administrar DNS” del servidor de tu dirección de correo, tendrás que crear un nuevo registro CNAME que apunte hacia tu dominio web principal.

Generalmente, para comprobar que esta configuración se ha actualizado correctamente, tendrás que introducir el nuevo dominio personalizado en tu herramienta de email marketing y verificar que el mismo se encuentra activo.

Modificar los registros SPF

A partir de aquí, y antes de empezar a realizar campañas de marketing, deberás asegurar que tu plataforma de envío es reconocida por el servidor de correo como una herramienta segura para los servidores.

Esto suele ser una modificación manual o solicitada a soporte según el tipo de servidor hosting que utilices, y será la misma plataforma de email marketing la que te indiqué los parámetros que has de facilitar para ello.

Hacer una prueba de envío

Una vez conseguido todo lo anterior, debes realizar una prueba de envío para comprobar que todo está correcto.

¿Cómo evitar ser marcado como spam por los usuarios?

Superar los filtros de todos los ISPs y evitar que un servidor envié tu correo a la bandeja de spam, es sólo el primer paso.

No olvidemos que el usuario también tiene la capacidad de desplazar nuestros emails a la bandeja de correo electrónico no deseado.

Además, cuando realiza dicha acción, el servidor pasa a enviar automáticamente todos nuestros siguientes correos a la misma.

Utilizar una redacción persuasiva

Siempre deberás cuidar la redacción de tus correos y evita redactar tus emails con un estilo demasiado comercial.

Aunque parezca mentira tener que recordarte esto, hay muchos usuarios reciben numerosos correos al día y no quieren perder el tiempo con puro email promocional.

Sé un poco más formal. A la mayoría de tus suscriptores no les gustan los emails excesivamente recargados con signos de admiración, emoticonos o de otro tipo como el del dólar.

También debes evitar el abuso del modo imperativo en tus correos, con frases del tipo “haz clic aquí” o frases ambiguas o poco claras.

Evita usar lenguaje muy comercial

Creo que ya lo he dicho en otras ocasiones, pero no está de más insistir en el tema.

Términos como gratis”“gratuito”“descuento”“compra ahora“promoción”“oferta” o similares no harán más que perjudicarnos y aumentar las posibilidades de que se nos envié directamente a la bandeja de spam.

Por ello, ponte en la piel de una persona que no para de recibir correspondencia comercial en su buzón de casa y por internet. ¡A la mayoría esto no le gusta!

Con el email marketing pasa exactamente lo mismo; a las personas no les gusta recibir promociones comerciales de forma muy explícita y los gestores de correo lo saben y penalizan bastante estas cosas.

Seguir una frecuencia de envío más o menos regular y no abusiva

Otro elemento que muy pocos tienen en cuenta, es el envío indiscriminado de emails.

Como he dicho anteriormente, el usuario tiene un tiempo limitado y no quiere perderlo eliminando emails de temas que ya ha leído antes o con información similar.

Del mismo modo, si un usuario recibe constantemente correos de un mismo remitente, será enviado casi con total seguridad a la bandeja de correo electrónico no deseado afectando a la imagen y reputación del dominio.

Por ello, segmenta tu base de datos y calcula muy bien los períodos de tiempo antes de ejecutar cada una de tu campaña de email marketing.

Así que, ¡ya sabes! Crea emails con mensajes sugerentes, con un formato único, una redacción agradable y una frecuencia de envío que respete los horarios de tus usuarios.

Recuerda que tu objetivo es tener contentos a tus suscriptores y preservar la imagen de tu empresa para triunfar en tus campañas de email marketing.