ESET descubre una amenaza informática capaz de controlar sistemas de energía eléctrica de una nación

Se trata de Industroyer, un malware capaz de hacer daño significativo a los sistemas de energía eléctrica y que podría ser reajustado para dirigirse a otros tipos de infraestructuras críticas.

En el 2016 hubo un ciberataque a la red eléctrica de Ucrania, que dejó sin suministro a parte de su capital por una hora. Desde entonces, investigadores de ESET analizaron muestras de malware capaces de ejecutar ese mismo tipo de acción. Este malware es capaz de hacer daño significativo a los sistemas de energía eléctrica y podría ser reajustado para dirigirse a otros tipos de infraestructura crítica.

Industroyer es una amenaza particularmente peligrosa, dado que es capaz de controlar los interruptores de una subestación eléctrica directamente. Para hacerlo, utiliza protocolos de comunicación industrial implementados mundialmente en infraestructuras de suministro de energía eléctrica, sistemas de control de transporte y otros sistemas de infraestructura crítica, como agua y gas.

“Este malware es altamente personalizable. Si bien es universal, ya que puede ser usado para atacar cualquier sistema de control industrial usando algunos de los protocolos de comunicación de la lista de objetivos, algunos de los componentes de las muestras analizadas estaban diseñados para apuntar a un tipo particular de hardware.”, asegura Gutierrez Amaya.

Estos conmutadores (o switches) son equivalentes digitales a los conmutadores analógicos; técnicamente pueden ser diseñados para realizar varias funciones. Por lo tanto, el impacto potencial puede ir desde simplemente desactivar la distribución de energía hasta fallas en cascada y daños al equipo. La gravedad del mismo también puede variar de una subestación a otra.

La peligrosidad del malware Industroyer radica en el hecho de que usa los protocolos de la manera en que fueron diseñados para ser usados: “El problema es que los protocolos se crearon hace décadas, y en ese entonces la intención era que los sistemas industriales estuvieran aislados del mundo exterior. Como consecuencia, su comunicación no fue diseñada con la seguridad en mente. Esto significa que los atacantes no necesitaban buscar vulnerabilidades en los protocolos; todo lo que necesitaban era enseñarle al malware a “hablar” esos protocolos.” mencionó Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

El corte de energía más reciente ocurrió el 17 de diciembre de 2016, casi exactamente un año después del apagón que afectó a cerca de 250.000 hogares en varias regiones de Ucrania, el 23 de diciembre de 2015. En aquella ocasión, los atacantes se infiltraron en las redes de distribución eléctrica con el malware BlackEnergy, junto con KillDisk y otros componentes, y luego abusaron de software legítimo de acceso remoto para controlar las estaciones de trabajo de los operadores y cortar el suministro.

Industroyer es un malware modular. Su componente central es un backdoor usado por los atacantes para gestionar el ataque; instala y controla los otros componentes y se conecta a un servidor remoto para recibir comandos y reportar a los criminales. “Gracias a la habilidad de persistir en el sistema y proveer información valiosa para refinar los payloads personalizables, los atacantes podrían adaptar el malware a cualquier entorno, lo que lo vuelve extremadamente peligroso. Más allá de si el reciente ataque a la red eléctrica de Ucrania fue una prueba o no, debería servir como llamado de atención para los responsables de la seguridad en sistemas críticos de todo el mundo.”, concluyó Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.