Emprendedores crean app que cumple sueños de atletas

Perú, agosto de 2017.- Más de un atleta piensa que el deporte en Latinoamérica requiere mayor soporte. Es común hallar deportistas profesionales con mucho talento y capacidad pero que carecen de apoyos y no pueden dejar en alto el nombre de su país. ¿Puede una app cumplir sus sueños de ser campeones? La respuesta es: Sí.

Ésta es la historia de Fernando Sotomayor, Luis Alaiza y Miguel Ángel Wong, emprendedores peruanos empeñados en lograr un cambio en su país, con la tecnología como eje para apoyar atletas de bajos recursos. Mediante su app Sportafolio, son un vínculo entre ellos y sus sueños, y los protagonistas son los corredores peruanos y las marcas patrocinadoras.

En dos años de existencia, la start-up Sportafolio ha apoyado a más de una decena de atletas de diferentes disciplinas en Perú, incluyendo deportistas con discapacidad visual. El apoyo más significativo al momento quizás sea el de Alexander Chávez, un joven de la localidad de Chorrillos, en Lima, a quien la Federación Deportiva Peruana no le financió su viaje a Suecia, donde fue invitado para competir por el campeonato mundial de Muay Thai, deporte tailandés de contacto.

Sportafolio, a través de una meta cumplida en kilómetros por parte de los corredores peruanos, y de Microsoft como patrocinador, le dio a este adolescente de 15 años, para entonces campeón nacional, el único impulso que necesitaba: pagar su viaje. Alex alcanzó su sueño; consiguió medalla de oro en la categoría de 44 kilos.

Así nació Sportafolio

Todo comenzó en España, donde Fernando y Luis estudiaban. “Queríamos que el deporte en Perú fuera mejor visto”, relata Fernando, hoy gerente general de la start-up, quien recuerda que ahí nació la idea de “apoyar al deporte a través del deporte”.

Ambos volvieron y sumaron a este sueño a Miguel Ángel, ahora encargado de Sistemas, para fundar Sportafolio y lanzar al mercado la app del mismo nombre, la cual es para Fernando “como un LinkedIn deportivo, que conecta marcas con atletas, con los corredores como vínculo”.

Su gerente general recuerda: “Empezamos con un portafolio pequeño, de 5 deportistas. Fuimos selectivos porque sabíamos que la primera campaña debía tener un potencial alto. Después del éxito de Alex, nos ha llegado una gran cantidad de atletas, y diversas federaciones han tocado a nuestra puerta. Ahora tenemos 50 deportistas en nuestro portafolio”.

Hoy día, la app tiene más de 3,000 usuarios (corredores) registrados apoyando a través de su ejercicio diario. “Elegimos como vínculo a los corredores para darles la notoriedad que merecen –señala Fernando–. Así generamos una repercusión a nivel social y con las marcas.”

La dinámica se basa en campañas que contemplan un atleta a apoyar, una meta a cumplirse en kilómetros y una marca patrocinadora. Los corredores deciden a qué atleta dan sus kilómetros, y las marcas lo patrocinan cuando la meta se cumple. La ayuda que ellos brindan los tiene felices, según explica Luis, jefe de Marketing: “Si solían correr 10 kilómetros, ahora van por más porque con esto impulsan el sueño de alguien”. Además, la app los premia con diversos beneficios, como descuentos y productos deportivos.

Próximo sueño: Sudamérica

Algo muy útil para los usuarios de Sportafolio es que pueden ver el desempeño de otros en la app y comparar resultados. “Con esto –dice Fernando–, generamos un sistema competitivo pues los amigos pueden retarse entre sí para ver quién logra más kilómetros para las campañas.”

Sportafolio opera con tecnología Open Source porque, explica Miguel Ángel, “cuando una start-up empieza desde cero hay mucho riesgo, así que hay que emplear herramientas de bajo costo”. Pero la plataforma que usaban en un inicio para alojar y procesar la información que los usuarios generan no les satisfacía del todo. “Necesitábamos un motor que nos facilitara el manejo de este volumen de datos de manera confiable”, agrega el encargado de Sistemas. Ahora, a través del programa BizSpark de Microsoft, la start-up migró a su servicio de IaaS, y trabaja con herramientas de código abierto dentro de la nube de Azure.

Para el año entrante, Fernando, Luis y Miguel Ángel desean expandir Sportafolio a Sudamérica, pues saben que su proyecto merece romper las fronteras del país en que nació. Por lo pronto, ya viajaron a Chile en busca de atletas y empresas patrocinadoras para lograr las primeras mancuernas. “Start-ups se crean a diario, pero no todas llegan lejos”, dice Miguel Ángel, seguro de que están generando un cambio en las personas gracias al poder del deporte.

El sustento tecnológico con que cuentan, también los tiene tranquilos. “Mucha gente desconoce que es posible operar con Open Source en Azure –comenta Miguel Ángel–. Lo cierto es que se puede. Las nuevas tendencias de innovación de Microsoft nos permiten trabajar con las opciones con que estamos familiarizados, y lograr una integración potentísima con sus soluciones empresariales de gran escala.”

Para los 3 jóvenes emprendedores, Sportafolio es un constante aprendizaje. “Aquí no hay rutinas. Siempre estamos conociendo nuevos deportistas, acercándonos a nuevas marcas y viviendo nuevas experiencias gracias a la maravilla de la tecnología. Y más allá está esa sensación, la satisfacción de ayudar a quienes lo necesitan y de pelear por una buena causa”, concluye Fernando, feliz de estar cumpliendo su sueño de dejar una marca en la historia de muchos deportistas.