Día de INTERNET: ¿Por qué la involución digital venezolana?

Heberto Alvarado Vallejo

La crisis venezolana ya es un tema recurrente en América Latina. Hablar de las protestas, la violación a derechos humanos y el mal manejo económico, es frecuente, tanto, que el mundo ya olvidó que antes sólo se acordaban de nosotros luego de los Miss Universo o después de escuchar al “Popular Presidente Chávez” que olía azufre en la ONU y que llenó, a pulso de dólares y populismo a millones de personas de un sentimiento irracional de adoración.

Poco se habla de otra crisis, que pasa calladita y por debajo de la mesa. Una crisis que a mediano y largo plazo podría generarle al país un retraso sin precedentes, peor que el ocurrido luego de la Guerra Federal de mediados del Siglo XIX.

Hablo de la crisis digital. Una crisis que sólo se explica si su existencia se provoca, se estimula y se promueve desde los entes de Poder.  Una guerra no declarada contra la evolución digital que sumerge al país en el retraso tecnológico.

El retraso es atípico e inexplicable desde la lógica más elemental. ¿Cómo pudo una nación retroceder tanto en tan poco Tiempo?  ¿Cómo pudo el Gobierno, pasar de propiciar la evolución digital a mitigarla?

En 2017, Venezuela tiene indicadores atípicos en su historia digital. El país tiene las velocidades de conexión a internet más lentas de América del Sur y las segundas más lentas del mundo hispano hablante, sólo superada por Cuba.

Además, el país, que invirtió 3 mil millones de dólares en el despliegue de 7 mil kilómetros de fibra óptica para conectar a las regiones del SUR del territorio a internet fijo y de alta velocidad, tiene hoy día una grotesca dependencia a las conexiones inalámbricas. Cerca del 90% de los accesos a internet dependen de las redes móviles.

Redes móviles que han tenido que sobrevivir con escasas divisas. La escasez de recursos llegó a tal punto que las operadoras dejaron de prestar el servicio de ROAMING Internacional, y lo que es peor frenaron la evolución tecnológica del país. Por ello, hoy día Venezuela ocupa los últimos lugares en despliegues y usuarios de redes LTE en América Latina. Sin dispositivos que ofrecer es muy poco lo que pueden hacer las operadoras para mantener una oferta comercial atractiva.

Los venezolanos, que fuimos líderes regionales en uso de Telecomunicaciones, vemos ya lejanos los grandes proyectos que las operadoras levantaron a principios del siglo XXI. El internet equipado de CANTV, el pre-pago de TEL-CEl, que sirvieron de ejemplo a otras empresas de la región para activar planes similares en sus países y desarrollar sus economías.

Ahora vemos con envidia como operadoras como CLARO, TIGO o TELEFONICA ofrecen paquetes de varios Gigas de datos, WhatsApp ilimitado y paquetes donde se incluye NETFLIX, entro otros servicios. Sin hablar de la Aplicaciones.

Ahora, tras diez años de Estatizada la CANTV y 5 años de la administración del Presidente Nicolás Maduro, las telecomunicaciones en el país sucumben.

Los accesos móviles, que soportan buena parte de las conexiones a internet en Venezuela, están en riesgo de colapsar, pues la escasez de divisas, también acorta la capacidad de maniobra de las operadoras para mantener operativos las redes 3G y HSPA+.

ATADA LA ECONOMIA DIGITAL

Otro mal que aqueja a la población venezolana se genera con la imposibilidad de hacer transacciones en línea con proveedores internacionales. El Control de Cambio, bajo la excusa de la EMERGENCIA ECONÓMICA y el bajón de los precios del Petróleo, impide que los venezolanos puedan comprar software o dispositivos con sus bolívares.

Cualquier operación que se realice con proveedores de servicios en el exterior debe cancelarse en divisas con tarjetas de crédito internacionales. Esta realidad, también impide que buena parte de los venezolanos puedan acceder o beneficiarse de métodos de pago como BitCoin.

El comercio electrónico en Venezuela, se limita a las transacciones que en moneda local se pueden realizar a través de servicios como Mercado Libre, Linio entre otros.

UNA SOCIEDAD EMPOBRECIDA

Los indicadores dejan claro que las sociedades progresan en la medida que evoluciona la tecnología. El PIB crece cerca de medio punto porcentual por cada Megabits de mejora en la velocidad de acceso  a internet.  Pero, ¿qué pasa cuando hay retroceso? Obviamente, involución, decrecimiento económico y un peso enorme para la sociedad que deberá duplicar sus esfuerzos por emparejarse con el resto del mundo. Un esfuerzo que Venezuela tendrá que hacer en algún momento.

Internet, cómo ha quedado demostrado, también es un recurso libertario, democrático, que potencia las sociedades en su afán de crecimiento y evolución.

Por ello, los países que han visto a Internet como recurso valioso para la prosperidad económica de sus ciudadanos y para fortalecer la democracia, apuestan a su evolución.

El Gobierno Electrónico, El comercio electrónico y la educación a distancia son baluartes de estas sociedades que se ven fortalecidas. Sociedades fuertes y gobiernos supeditados al mandato democrático de los ciudadanos. Parece ser una premisa en muchas sociedades que están avanzando; solo es necesario ver y comparar los indicadores económicos y sociales y veremos que en los países donde hay sociedades abiertas y con accesos a internet desarrollados, existen mejores condiciones de vida y más equidad. Son sociedades más igualitarias, más justas y más felices. Finlandia, Noruega, Suecia, Corea del Sur, podrían ser un ejemplo que fácilmente podrían encontrar en internet.

En contraposición, las naciones con más frenos a internet, y la economía que comienza a fortalecerse a través de la red, son las que evidencias menos progreso económico, social y son, por desgracia, sociedades autocráticas o en camino a serlo.

El mundo que viene

Los rezagos y los retrocesos, se pagarán caro  a la vuelta de la esquina. En menos de un lustro, 5G será el estándar en evolución. Conexiones super rápidas a internet, por encima de los 300 Gbps, abrirán un mundo de posibilidades.  Esta apuesta vendrá de la mano con el internet de las cosas y nuevos métodos para impulsar las transacciones económicas. Gobiernos, Empresas y ciudadanos tendrán con la evolución de las redes (LTE ADVANCED y 5G)  y de Internet (IpV6) un mundo más equitativo y que sobre todo luchará por serlo.

El vídeo que compartimos en la portada de este trabajo, explica lo que le ha ocurrido a Venezuela. Una nación que, pese a la propaganda oficial, donde se exalta el esfuerzo del Gobierno por llevar desarrollo, sufre un dramático retroceso en materia de inclusión y desarrollo digital, que de no resolverse pronto, sumirá al país es un aislamiento dramático del mundo que viene.