Cleopatra se viste de seda en un videojuego de «Assassin’s Creed»

La saga histórica estrena una nueva entrega, ambientada en el Antiguo Egipto, que aborda uno de los choques entre Occidente y Oriente

La narrativa transmedia de los videojuegos puede trascender incluso a su propia naturaleza, la mera diversión. Tras representar hechos del pasado como el Renacimientola Revolución Francesa o la era dorada de la piratería, la serie de videojuegos «Assassin’s Creed» acude al Antiguo Egipto para vivir de cerca un choque de civilizaciones.

Con más de 105 millones de copias vendidas, la nueva entrega que se lanza en las consolas domésticas y ordenadores PC hoy promete que, además de mostrar el origen de la Hermandad de los «Assassin’s», el jugador pueda descubrir casi a un nivel académico los mitos que envuelven a este conflictivo periodo histórico de gran relevancia para la Humanidad en el que emblemáticos nombres como Cleopatra, Marco Antonio o Julio César agitaron medio mundo. La nueva entrega de la saga se desarrolla en torno al 49 a. C.

La aventura, en la que el jugador controlará a un nuevo personaje llamado Bayek, promete un perfil realista muy elevado de esta época decisiva para la era moderna. Con enclaves como la enigmática Alejandría, las grandes pirámides o el delta del Nilo, el usuario podrá discurrir por un amplio mapa con gran libertad de acción. Todo ello en una sociedad que todavía «despierta fantasías y misterios», en opinión de Jean Guesdon, director creativo del videojuego.

Para la versión en castellano se ha contado con la actriz Clara Lagopara poner voz a Cleopatra, uno de los personajes históricos «más maravillosos» que se han conocido. Al igual que en las nueve entregas anteriores, el juego abordará la historia de una orden secreta que pretende proteger a la sociedad del azote de los templarios, la facción enemiga, a la que se le atribuye una mano negra a lo largo de los siglos.

Con la promesa de un mundo «más diverso, masivo y fluido», el misterio y los secretos que ocultan los enclaves permitirá abordar el juego desde una perspectiva de aprendizaje. De hecho, se ha diseñado una actividad llamada «Discovery Tour» con la que descubrir Egipto como si se tratase de un documental interactivo. «Los videojuegos son los medios de educación del siglo XXI», opina José Manuel Galán, egiptólogo del CSIC, quien considera que el juego se ubica en un periodo que está «bien cogido» porque es de «radiante actualidad» al reflejar el choque de Oriente y Occidente que «todavía se vive hoy en día».