Ciberataque en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno

Aunque la organización no ha querido señalar a ningún grupo como el responsable, el ataque afectó a las pantallas de televisión del centro de prensa e impidió imrpimir las entradas adquiridas

A pesar de haber sido nombrados como «los Juegos Olímpicos de la Paz» por reunir a las dos Coreas divididas desde la Guerra Fría, los Juegos Olímpicos de Invierno vivieron un ciberataque en su ceremonia inaugural, tal y como ha confirmado el comité de organización. Esta intromisión provocó el mal funcionamiento de los televisores con protocolo de internet del centro de prensa, además deimpedir que los espectadores pudiesen imprimir las entradas previamente adquiridas.

La respuesta de la organización fue apagar los servidores para evitar males mayores, así como suspender temporalmente la página oficial de PyeongChang 2018, con lo que muchas personas no pudieron acceder a sus entradas.

El portavoz de la organización Sung Baik-you, no ha querido apuntar a ningún responsable: «No vamos a hablar de lo ocurrido. Aún estamos trabajando en ello. Estamos cerciorándonos de que nuestros sistemas son seguros, y lo son», ha afirmado para los medios.

Corea del Sur y Rusia, en el punto de mira

Sin embargo, se da la circunstancia de que los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 se celebran en Pyeongchang, ciudad situada a 80 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, un país con el que Corea del Sur no tiene muy buenas relaciones. De hecho, sus equipos no desfilaban juntos en una ceremonia inaugural desde 2006.

También se ha apuntado al hecho de que el equipo ruso se encuentra vetado de la celebración por dopaje, aunque días antes de la ceremonia, el Gobierno de Vladimir Putin se desvinculaba de cualquier acto delictivo en contra de este evento deportivo. No obstante, a principios de año, expertos en ciberseguridad encontraban sólidos indicios de que equipos de ciberdelincuentes rusos podían estar detrás de un ataque de «phishing» (campaña de suplantación de la identidad de organizaciones o empresas con ánimo de robar datos) dirigido a las organizaciones involucradas en la organización del evento a través de un documento de Word con un script de PowerShell oculto.