Cable Submarino que conectará a España y Brasil estará listo en 2019

BRA76. SAO PAULO (BRASIL), 24/04/2017.- El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (i) entrega el Premio José de Anchieta al expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (d) durante la cena de clausura del I Fórum España-Brasil que se celebra hoy, lunes 24 de abril de 2017 en Sao Paulo (Brasil). Durante el I Fórum España-Brasil tendrán lugar tres mesas de debate que analizarán las posibilidades de incrementar las relaciones bilaterales, la nueva economía digital y las políticas proteccionistas frente al libre comercio. EFE/Sebastião Moreira

Carlos Meneses Sánchez

Brasil y España reforzaron  en Sao Paulo su visión de socios estratégicos comerciales con un intenso diálogo empresarial al que se sumaron varias de las compañías españolas más importantes y el anuncio de un cable submarino de telecomunicaciones que unirá a los dos países a partir de 2019.

La presentación del nuevo cable se realizó durante el I Fórum España-Brasil, que clausuró el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y en el cual participaron los presidentes de Repsol, Telefónica, Iberia y Mapfre, entre otras compañías.

El anuncio del cable submarino, con una extensión cercana a 10.000 kilómetros, fue la prueba material del deseo, expuesto durante toda la jornada, de profundizar en las relaciones comerciales bilaterales entre ambos países.

“No es solo un avance técnico, que lo es, es una conexión necesaria entre Europa e Iberoamérica”, manifestó este lunes Rajoy ante la presencia de los ministros brasileños de Exteriores, Aloysio Nunes, y de Ciencia, Tecnología y Comunicaciones, Gilberto Kassab.

El proyecto unirá Sao Paulo y Madrid (conectándose en el camino con Madeira, Canarias y Cabo verde) a través de cuatro pares de fibra óptica de 72 terabits por segundo.

El cable submarino “reducirá el tiempo de transmisión de datos entre los dos continentes en un 40 %”, señaló Rajoy, quien añadió que la “UE aportó 25 millones de euros” (unos 27 millones de dólares) a la iniciativa.

“Es un proyecto de un enorme valor estratégico”, agregó el gobernante español, quien llegó a Sao Paulo procedente de Brasilia, donde fue recibido por el presidente Michel Temer en el marco de su visita oficial de dos días en Brasil.

Alcatel Submarine Networks fue la empresa que consiguió la licitación de este proyecto Ellalink, que es el nombre escogido para denominar la filial conjunta creada en junio de 2015 por Telebrás y Eulalink para la construcción del sistema submarino.

Posteriormente, Rajoy presidió la ceremonia de entrega del Premio “José de Anchieta”, otorgado por la Fundación Consejo España-Brasil y que en esta primera ocasión recayó sobre el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

Antes, más de 70 empresas españolas mantuvieron un diálogo con autoridades brasileñas y estimaron que aún hay margen para mejorar las relaciones comerciales bilaterales, las cuales podrían aumentar sustancialmente de concretarse un acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, expresó su confianza en que Brasil estructure su normativa para permitir una mayor explotación de gas natural por parte de compañías extranjeras, pues aún “está en una fase muy incipiente”.

“Las actuales reglas del juego no permiten que se inviertan entre 12.000 millones y 15.000 millones de dólares necesarios para aprovechar todo ese potencial”, agregó Brufau.

Por su parte, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, apuntó que Brasil puede ir “mucho más rápido” en la implementación de una agenda digital que permita mejorar la posición del gigante suramericano en el sector de las telecomunicaciones, algo para lo cual ya están trabajando con el Gobierno de Temer.

En este sentido, el presidente de la aerolínea española Iberia, Luis Gallego, resaltó también el importante papel que tiene la digitalización para transformar los modelos de negocio.

Por su parte, el presidente de la aseguradora española Mapfre, Antonio Huertas, aglutinó el sentir general y aseguró que las empresas de Brasil y España tienen la “obligación” de impulsar las relaciones bilaterales y superar “la falta de conocimiento mutuo” que existe entre los dos países.

De acuerdo con datos oficiales, España es el segundo mayor inversor en Brasil, con capitales acumulados que alcanzaron los 64.000 millones de dólares en 2016, y además Brasil es el tercer mayor destino de las inversiones directas españolas en el mundo.

Por otro lado, la balanza comercial entre los dos países llegó el año pasado a 5.200 millones de dólares.

No obstante, representantes del Gobierno español y de su patronal empresarial consideraron que las relaciones entre las dos naciones podría aumentar de manera considerable de firmarse un eventual acuerdo de libre de comercio entre la Unión Europea (UE) y Mercosur.

La secretaria de Estado de Comercio de España, María Luisa Poncela, aseguró en el evento que están ayudando a que “las negociaciones entre la UE y el Mercosur se relancen y se cierren con éxito”.

Mercosur, bloque formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y del que Venezuela fue suspendida en diciembre pasado, y la UE negocian desde hace años un acuerdo de libre comercio que no termina de concretarse y que esperan que genere, si se firma, un aumento considerable en las transacciones comerciales. EFE